11.5 C
San Miguel de Tucumán
sábado, mayo 18, 2024

Alfaro tenía autorizado 4.300 empleados y cuando se hizo la auditoría se encontraron 6.500 en planta permanente.

La decisión de la intendenta Rossana Chahla de dejar sin efecto las últimas designaciones de personal que había realizado Germán Alfaro abrió una polémica en el Concejo Deliberante.

La jefa municipal de San Miguel de Tucumán, mediante el decreto 6314, dispuso que todos los trabajadores que ingresaron a la planta transitoria y permanente del municipio entre el 1 de septiembre y el 27 de octubre, dejen de integrar la planta estatal. Se trata de aproximadamente 1.700 empleados que quedarían sin función en la oficina de la 9 de julio al 500. Esto generó la reacción de ex funcionarios alfaristas y de los propios afectados por la medida, al punto que un grupo protestó este lunes frente a la sede de 9 de Julio y Lavalle.

El concejal oficialista José María Franco defendió la medida asegurando que “Rossana Chahla está haciendo un esfuerzo muy grande con lo que dejó la administración anterior”. “Hay muchas cosas que no sabemos cómo se resolvían dentro del municipio; parece que no lo hacían con la transparencia que debería ser”, apuntó.

A su vez, señaló que el Ejecutivo municipal organizó una auditoría para que se contabilice el personal y los recursos de los que disponía Alfaro en su gestión. “Esperamos tener los resultados para saber cuál es la ciudad con la que se encontró Chahla. Por lo que uno va escuchando, es un desastre. Es increíble que el municipio haya funcionado con este nivel de amateurismo”, criticó Franco.

Y lanzó que la Municipalidad se manejaba “con funcionarios que no tenían ni idea de lo que estaban haciendo”. “Germán Alfaro tenía autorizado 4.300 empleados y cuando se hizo la auditoría de personal se encontraron 6.500 en planta permanente. En su momento tendrá que dar explicaciones de por qué había superpoblación y por qué pasó por encima de la ordenanza”, disparó el edil.

Franco habló de un “rally de recategorizaciones dentro del municipio” donde habrían sumado a 80 empleados en lugares donde solía haber hasta 40 jefes de reparticiones. “El desfasaje y el aumento del gasto de personal que hizo Germán Alfaro en su último mes de gestión es increíble y ridículo”, aseveró.

Además, sentenció que los movimientos del ex intendente en cuanto a las designaciones esconden una intención política. “Hizo todo esto para que Rossana Chahla tenga conflictos sociales dentro de la intendencia”, aseguró el concejal. “Está todo premeditado. Según los rumores, está preparándole un golpe institucional a la intendenta Rossana Chahla”, acusó Franco.

La voz opositora

Por su parte, según el edil radical Federico Romano Norri, en el sector opositor recibieron el aviso “con mucha preocupación”. “Hay que ser muy responsables y tener en cuenta que se viene un momento difícil. La gente se expresó mayoritariamente cuando ganó (el presidente electo Javier) Milei; sabemos que están esperando algún gesto de la política que tenga que ver con el recorte”, planteó.

“Hay que evaluar pormenorizadamente que el Gobierno provincial el 85% (del presupuesto) se gasta en el pago de la planta salarial, en cambio para el municipio no es más del 25%”, comparó. Aunque Romano Norri admitió que son potestades competentes del Ejecutivo municipal, dijo que “no es aconsejable que el recorte tenga que ver con los trabajadores y no con la política en general”. “Hay que evaluar cada caso”, determinó.

“Cuando hay tanta discrecionalidad en la toma de decisiones se hace complicado. Vamos a ver que se constituya la comisión, que funcione y si la mayor parte de gente cumplió un horario y tenía una función específica, no quedarán afuera”, sostuvo el edil, respecto del anuncio de un comité en el municipio para evaluar cada caso puntual.

Asimismo, advirtió: “Si percibimos algún tipo de animosidad o arbitrariedad manifiesta que tenga que ver con una vinculación estrictamente política, obviamente seremos más reaccionarios”.

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES

0FansLike
spot_img

MAS ARTICULOS