21 C
San Miguel de Tucumán
viernes, febrero 23, 2024
spot_img

La muerte del ginecólogo:“No hubiese querido ni siquiera que fuera un animal lo que se me cruzara”

“Quiero compartir mis condolencias con la familia del doctor. Nunca me imaginé que había atropellado a un doctor, a una profesional, estoy destrozado por dentro y me imagino cómo debe estar su familia en este momento”, comenzó diciendo Emmanuel Nicolás Núñez (28 años), el conductor que el sábado provocó el accidente en la avenida Perón en el que falleció el ginecólogo Ángel Salas (56 años). Núñez fue imputado por homicidio culposo agravado por conducción imprudente, exceso de velocidad y fuga.

El acusado comenzó declarando con parsimonia, planteando su versión sobre cómo habrían influido distintos factores en la tragedia, pero al final se quebró y volvió a pedir disculpas. “No hubiese querido ni siquiera que fuera un animal lo que se me cruzara, mucho menos quise chocar a una persona tan importante, ni a ninguna otra por supuesto”, expresó.

El fiscal Diego Hevia, de la Unidad de Atentados contra las Personas y el auxiliar Fernando Isa, expusieron la teoría del caso. Sostuvieron que ninguna cámara captó el momento del accidente, ocurrido en la esquina de Perón y Aragón, pero que sí hay registros de cámaras de otras esquinas que captaron al auto Chevrolet Corsa de Núñez circulando a una velocidad mucho mayor a la permitida. Los acusadores explicaron que los testigos que estaban afuera de un bar de esa esquina coincidieron en señalar que Salas acababa de estacionar su camioneta en la vereda del frente (la norte), se bajó del vehículo e intentó subir a la vereda cuando el Corsa lo embistió, haciéndolo salir despedido y causando que impactara contra otro vehículo que estaba estacionado adelante.

Salas y su pareja iban precisamente a ese bar para reunirse con un grupo de amigos. Entre ellos estaba el médico Santiago Arredondo, que al ver que había ocurrido un accidente salió a intentar ayudar a la víctima, sin saber que iba camino a reconocer a su amigo.

Lucas Roldán declaró que esa noche venía como acompañante en el auto de Núñez y que tras el accidente le pidió que parara. “Ya me ocupo yo, bajate vos y andá”, le habría contestado el imputado (ver detalles de esa declaración aparte).

“Núñez reaccionó al hecho dejando a Roldán y fugándose por más de 13 horas. Ocultó el auto en una calle oscura y desolada (Juan XXIII al 400, en Yerba Buena, un pasaje rodeado por las cercas de un country y de un predio). Fue a su casa, se bañó y salió de nuevo para esconderse en otro lado”, argumentó el auxiliar Fernando Isa para solicitar la preventiva por 120 días para el acusado. “Esto sería distinto si se hubiera quedado a asistir a la víctima y hacerse cargo, pero se fugó y ya entorpeció el proceso al presentarse varias horas después, obstruyendo las pericias del examen de alcoholemia y toxicológico”, agregó el acusador.

“Pido igualdad ante la ley, el ministerio Público Fiscal parece que tiene una doble vara, una para los conductores con plata que provocan accidentes y otra para personas como Núñez, que es albañil”, reclamó el defensor Carlos Posse luego de escuchar que se pidiera el arresto en prisión para el acusado. “Esta misma Fiscalía no tuvo el mismo énfasis y el mismo espíritu para pedir medidas cautelares en el caso (Armando) Zarlenga (h). De hecho, encaminaron esa causa hacia una salida alternativa que implicaba una pena de tres años de prisión condicional cuando se trataba de dos muertes y de más agravantes que en este caso”, fundamentó el abogado (N.R: en el caso Zarlenga la Fiscalía pidió y consiguió que el juez Gonzalo Ortega le dictara la preventiva al golfista, pero semanas después un juez de impugnación aceptó que la medida se cumpliera con la modalidad de arresto domiciliario).

Posse señaló que su defendido: “se asustó y reaccionó como pudo en ese momento. No hubo dolo ¿cuantas veces los conductores son atacados a golpes por los presentes por casos así?”. Y subrayó: “solo exijo que usen la misma vara y le dicten el arresto domiciliario como hicieron con Zarlenga”.

La jueza Fanny Siriani escuchó a todos y luego meditó la sentencia. Lo primero que hizo al resolver fue aclararle al defensor que las circunstancias de ambos casos no eran iguales. “Según la información con la que cuento, Zarlenga no se fue del lugar del hecho y por la gravedad del caso también le dictaron la preventiva, medida que luego fue revisada y revertida”, explicó.

La magistrada remarcó que, al no tener antecedentes, existe una gran posibilidad de que Núñez también pueda ser condenado a una pena condicional: “es lo que pasa en la mayoría de estos casos. Acá lo justo sería que el doctor Salas estuviera vivo, lo cual no es posible, por eso en estos casos el derecho no se puede manifestar de otro modo que como un resolutor de un conflicto. Estos casos son muy dolorosos para las familias de las víctimas, por eso insto a los abogados a que trabajemos como pacificadores de la sociedad, que siempre se ve conmocionada por casos como este”.

Siriani explicó que, sin perjuicio de eso, la fuga de Núñez durante las primeras horas (fundamentales) del proceso habían entorpecido la investigación. “Por eso ordenaré la prisión preventiva por 59 días y la prohibición de que el acusado o su familia realicen actos turbatorios contra los testigos y la familia de la víctima”, concluyó.

Un abogado asiste a dos hijos del médico y otro a la actual pareja

El defensor Carlos Posse se opuso a que se constituyeran dos querellas en el proceso que investiga el accidente en el que falleció el ginecólogo Ángel Salas. Por dos de los hijos de la víctima, el abogado Arturo Forenza asumió la querella, mientras que José Ignacio Ferrari representó a la actual pareja de Salas, quien presenció la tragedia. Ferrari participó de la audiencia como representante legal de una víctima. La jueza permitió que ambos abogados participaran. Con el visto bueno, Ferrari solicitó medidas de protección para 11 testigos que podrían ser o haber sido amenazados por familiares de Núñez.    

Lucas Rubén Roldán se presentó el lunes en la Fiscalía asistido por el abogado Javier Lobo Aragón. El joven explicó que estuvo junto con Emmanuel Núñez el sábado en la casa de un amigo, en inmediaciones de calles Higueritas y Bascary, en Yerba Buena. Explicó que estuvieron tomando cervezas desde la tarde y que a las 22.15 se subió al Chevrolet Corsa de Núñez, quien iba a llevarlo a casa.

Roldán explicó que al salir a la avenida Perón por calle Bascary, el conductor comenzó a acelerar el auto y casi embiste a dos motos que circulaban por la misma avenida. El testigo relató que le dijo a Núñez: “uh, casi la has chocado a esa moto… ‘ite’ más despacio”. Agregó que el acusado siguió acelerando y que en un momento bajó la mirada para buscar el celular cuando escucho un reventón. Señaló que cuando levanto la cabeza vio que el parabrisas del lado de acompañante estaba roto, por lo que le dijo: “has chocado a alguien ¡Pará! ¡Pará!”. Nuñez le habría respondido: “no, no… yo te dejo en tu casa, bájate en tu casa, ya me encargo yo”. El testigo agregó que después se entero por un grupo de Whatsapp que habían atropellado a un reconocido médico en avenida Perón y Aragón, por lo que confirmó que Nuñez había chocado a esa persona. Roldán aclaró que no llovía en ese momento -como se sospechaba-. Además denunció que el padre de Núñez lo había presionado para que declarara que no habían tomado alcohol ese día.

ARTICULOS RELACIONADOS

REDES

0FansLike
0FollowersFollow
0SubscribersSubscribe
spot_img

MAS ARTICULOS