11 C
San Miguel de Tucumán
lunes, julio 15, 2024

El primer ataque mortal de los hutíes eleva más la tensión en Medio Oriente: Estados Unidos aseguró que habrá una respuesta

El primer ataque mortal de los rebeldes hutíes de Yemen contra el transporte marítimo amenaza con cortar aún más una arteria marítima crucial para el comercio mundial y conlleva riesgos que van más allá de los meramente marítimos.

La Casa Blanca ya ha advertido de que habrá una respuesta al ataque del miércoles contra el granelero True Confidence, de bandera de Barbados y propiedad liberiana, en el golfo de Adén. Aún no está claro cómo será, pero Estados Unidos ya ha lanzado una ronda tras otra de ataques aéreos contra los hutíes, un grupo rebelde que ha ocupado la capital de Yemen desde 2014, y es probable que haya más en camino.

Sin embargo, se avecina un impacto económico, humanitario y político más amplio del ataque. También pone aún más de relieve la guerra de Yemen, que dura ya un año y que ahora se ve eclipsada por la cruenta guerra de Israel contra Hamas en la Franja de Gaza, que puede llegar hasta el mes sagrado de ayuno musulmán del Ramadán, lo que aumenta el peligro de que empeore la ira regional.

Partidarios hutíes sostienen sus rifles mientras participan en una protesta propalestina en Saná, Yemen (REUTERS/Khaled Abdullah/Archivo)Partidarios hutíes sostienen sus rifles mientras participan en una protesta propalestina en Saná, Yemen (REUTERS/Khaled Abdullah/Archivo)

Se agrava la crisis en alta mar

Desde el inicio de los ataques de los hutíes, los rebeldes los han enmarcado como una forma de presionar a Israel para que detenga la guerra, que ha matado a más de 30.700 palestinos, según el Ministerio de Sanidad de Gaza. La guerra comenzó el 7 de octubre con un ataque de Hamas en Israel en el que murieron unas 1.200 personas y otras 250 fueron tomadas como rehenes.

Pero a medida que los transportistas comenzaron a evitar el Golfo de Adén y el mar Rojo, los rebeldes empezaron a atacar barcos con tenues -o ningún- vínculo con Israel o la guerra. Mientras tanto, los buques de guerra de Estados Unidos y de la coalición han derribado todo fuego hutí que se les ha acercado. Esto ha dejado a los rebeldes apuntando a barcos comerciales cuya única protección han sido guardias armados, vallas de alambre de púas y cañones de agua, lo suficientemente bueno para disuadir a los piratas, pero no un misil balístico antibuque.

Esta imagen en blanco y negro difundida por el Comando Central del ejército de EEUU muestra un incendio a bordo del buque granelero True Confidence después de un ataque con misil por parte de combatientes hutíes de Yemen en el golfo de Adén el miércoles 6 de marzo de 2024. (Comando Central de EEUU vía AP)Esta imagen en blanco y negro difundida por el Comando Central del ejército de EEUU muestra un incendio a bordo del buque granelero True Confidence después de un ataque con misil por parte de combatientes hutíes de Yemen en el golfo de Adén el miércoles 6 de marzo de 2024. (Comando Central de EEUU vía AP)

El ataque del miércoles subraya el peligro que corren quienes ni siquiera participan en la guerra. El misil hutí que alcanzó el True Confidence mató a dos filipinos y a un vietnamita.

“Exigimos a las partes implicadas que pongan fin inmediatamente a las actividades armadas por la seguridad y la libertad de navegación en las rutas marítimas internacionales de acuerdo con el derecho internacional”, declaró el jueves el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores vietnamita, Pham Thu Hang.

Los hutíes, apoyados por Irán, no han reconocido esas muertes y han tratado de distanciarse de cualquier consecuencia de sus acciones.

“Responsabilizamos a Estados Unidos de las repercusiones de todo lo que ocurra”, escribió en Internet el jueves el portavoz hutí Mohammed Abdulsalam.

Otro barco se hundió el pasado fin de semana tras ser abandonado después de un ataque de los hutíes.

El buque Rubymar, propiedad del Reino Unido, que se había hundido en el mar Rojo tras ser alcanzado por un misil balístico antibuque disparado por militantes hutíes yemeníes, se ve en esta vista aérea publicada el 3 de marzo de 2024. U.S. Central Command/Handout via REUTERS/ArchivoEl buque Rubymar, propiedad del Reino Unido, que se había hundido en el mar Rojo tras ser alcanzado por un misil balístico antibuque disparado por militantes hutíes yemeníes, se ve en esta vista aérea publicada el 3 de marzo de 2024. U.S. Central Command/Handout via REUTERS/Archivo

La ayuda y la economía se convierten en víctimas

Los hutíes ya han atacado al menos un barco que transportaba ayuda con destino al territorio que controlan. El granelero Sea Champion, de bandera griega y propiedad estadounidense, cargado de grano procedente de Argentina, se dirigía a Adén y posteriormente a Hodeida, controlada por los rebeldes, cuando fue atacado en febrero. Al igual que el hambre acecha a la Franja de Gaza durante la guerra de Israel, también sigue atenazando a Yemen, el país más pobre del mundo árabe.

“Es probable que la escalada de la crisis en el mar Rojo empeore la situación de inseguridad alimentaria en Yemen en 2024, exacerbando una crisis humanitaria ya de por sí grave”, ha advertido la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

Luego están los conflictos que asolan África Oriental. El Programa Mundial de Alimentos emitió el martes una advertencia sobre sus operaciones en Somalia, afirmando que la crisis del transporte marítimo está dificultando su capacidad para “mantener su flujo regular de ayuda humanitaria”. En Sudán, desgarrado por la guerra, el Comité Internacional de Rescate afirma que ha suspendido sus operaciones a Port Sudan por el aumento de los costes y otras preocupaciones derivadas de los ataques de los hutíes.

Luego está la presión económica. Aunque Israel ha dicho que su economía no se ha visto afectada hasta ahora, no puede decirse lo mismo del vecino Egipto. El tráfico en su Canal de Suez, que une el mar Rojo con el Mediterráneo y de ahí a Europa, se ha reducido casi a la mitad, según cifras de la ONU.

Un petrolero cruza el Golfo de Suez hacia el mar Rojo antes de entrar en el Canal de Suez, en El Ain El Sokhna en Suez, Egipto, 25 de septiembre de 2020. Fotografía tomada el 25 de septiembre de 2020. REUTERS/Amr Abdallah Dalsh/ArchivoUn petrolero cruza el Golfo de Suez hacia el mar Rojo antes de entrar en el Canal de Suez, en El Ain El Sokhna en Suez, Egipto, 25 de septiembre de 2020. Fotografía tomada el 25 de septiembre de 2020. REUTERS/Amr Abdallah Dalsh/Archivo

Esas tarifas de transporte proporcionan ingresos cruciales para el gobierno de Egipto, que ha permitido que la libra egipcia se devalúe rápidamente al llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para aumentar su préstamo de rescate de 3.000 a 8.000 millones de dólares. Una mayor agitación económica podría desencadenar disturbios en Egipto, menos de 15 años después de la Primavera Árabe de 2011.

Los ataques aéreos pueden poner en peligro las conversaciones de paz y dar más poder a los hutíes

Desde el inicio de su campaña de ataques aéreos en enero, el ejército estadounidense ha afirmado haber destruido más de 100 misiles hutíes, según un análisis de The Associated Press de sus declaraciones. Sin embargo, eso no ha detenido la capacidad de los rebeldes para lanzar ataques.

Eso es algo que la coalición liderada por Arabia Saudita que lucha contra los hutíes aprendió después de lanzar su propia campaña contra los rebeldes a partir de 2015 en apoyo del gobierno en el exilio del país. Hasta ahora, los ataques estadounidenses han sido más precisos, con un solo civil muerto en decenas de ataques.

infografia

Pero la implicación estadounidense ha sentado mal a Arabia Saudita y a su principal socio, Emiratos Árabes Unidos, sobre todo después de que en 2021 el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, asumiera el cargo y declarara rápidamente que la guerra de Yemen “tiene que terminar”. Ambos países han evitado participar activamente en la campaña liderada por Estados Unidos que ahora tiene como objetivo a los rebeldes. Y Arabia Saudita alcanzó hace un año una distensión con Irán que esperaba condujera a un acuerdo de paz, algo que aún no ha sucedido.

Para los hutíes, la lucha contra Israel y Estados Unidos puede ser todo lo que han querido. Su grupo chiíta zaydí dirigió un reino de 1.000 años en Yemen hasta 1962. Su lema ha sido durante mucho tiempo: “Dios es el más grande; muerte a Estados Unidos; muerte a Israel; malditos sean los judíos; victoria del Islam”.

Luchar contra dos de sus archienemigos permite a los rebeldes reforzar su propio apoyo en Yemen y obtener reconocimiento internacional en un mundo árabe enfurecido por la matanza de palestinos en la campaña israelí en la Franja de Gaza. Si los combates se prolongan durante el Ramadán, época islámica de paz y reflexión, la violencia militante podría extenderse aún más.

ARTICULOS RELACIONADOS

2,715FansLike
spot_img

MAS ARTICULOS