Develaron por qué las jirafas desarrollaron un cuello largo

Los animales adaptaron su cuerpo al pelear con cabezazos, para defender su posición y su dominio sobre las hembras, según un estudio publicado en la revista Science

Fósiles desenterrados en China de un antepasado de las jirafas de hoy, ofrecieron una visión de la evolución del característico cuello largo del mamífero, que le sirve no sólo por el beneficio de alcanzar el follaje alto sino también por la competencia de golpes de cabeza entre los machos para conseguir parejaEl antepasado de la jirafa desarrolló un cuello largo a base de cabezazos, para defender su posición y su dominio sobre las hembras, según un nuevo estudio publicado esta semana en la revista Science.

Desde la época de Darwin, la jirafa, el mamífero más alto del reino animal, se ha presentado como un ejemplo clásico de evolución adaptativa. EDiscokeryx xiezhi es el nombre de la nueva especie descubierta de la familia de los jiráfidos. Vivía hace 17 millones de años, y no era mucho más alto que un gran cérvido actual. El fósil de esta nueva especie fue descubierto en el norte de China.

Los huesos fosilizados fueron descubiertos en el norte de China hace más de 20 años por el paleontólogo Jin Meng, quien se desempeña actualmente como curador a cargo de mamíferos fósiles en el Museo Americano de Historia Natural en la ciudad de Nueva York. Un nuevo análisis del descubrimiento realizado por Meng y sus colegas ha revelado características del mamífero que podrían ayudarnos a comprender mejor las fuerzas involucradas en el desarrollo de la anatomía única de la jirafa.El nuevo estudio sugirió que primero fueron las luchas las que provocaron ese crecimiento del cuello de las jirafas, y luego eso benefició su forma de comer (EFE/ Zoo Miami)
El nuevo estudio sugirió que primero fueron las luchas las que provocaron ese crecimiento del cuello de las jirafas, y luego eso benefició su forma de comer (EFE/ Zoo Miami)

Nombrado en honor a una cabra unicornio mítica en la tradición china, se determinó que el Discokeryx xiezhi recién descrito era un miembro antiguo de la superfamilia Giraffoidea que deambulaba por la sabana del Mioceno hace unos 17 millones de años.

Lo que más se destaca de D. xiezhi no son sus gráciles proporciones, sino su complexión robusta cubierta por una calavera que recuerda al casco de un soldado de infantería medieval. Plano, ancho y con un poco de ala, es el tipo de casco perfecto para resistir uno o dos enfrentamientos con un rival.

Esta morfología “estaba probablemente adaptada para comportamientos de combate, mediante cabezazos entre machos”, aseguraron los investigadores. Ese comportamiento es equiparable a los actuales combates “de las jirafas macho con su cuello”. Las actuales jirafas macho se pelean lanzando con todas su fuerzas su cabeza, equipada con pequeños cuernos, contra el adversario.

Las jirafas macho usan el cuello en combate, no la cabeza. La evolución de estos cuellos alargados, afirmaron los autores en el artículo, podría haber sido para luchar y no solo para alcanzar el follaje. “Aquí, como en los estudios de casos clásicos, el comportamiento puede haber afectado fuertemente la evolución morfológica, con un comportamiento extremo que condujo a una evolución morfológica extrema en los girafoides”, señalaron en su documento.Discokeryx xiezhi tenía articulaciones de la cabeza y el cuello más complejas que las de cualquier mamífero conocido, fisiología que parece haberse desarrollado para las batallas de cabezazos entre los machos (Crédito: Y. Wang y X. Guo)Discokeryx xiezhi tenía articulaciones de la cabeza y el cuello más complejas que las de cualquier mamífero conocido, fisiología que parece haberse desarrollado para las batallas de cabezazos entre los machos (Crédito: Y. Wang y X. Guo)

“La conclusión es que la estructura cabeza-cuello en las familias de jirafas tiene una gran diversidad, como lo revelan los nuevos fósiles. Estas morfologías especializadas reflejan los diversos estilos de vida de estos animales”, dijo Meng.

Durante mucho tiempo los palenteólogos defendieron la idea de que el cuello largo fue una evolución necesaria para alcanzar las hojas de los árboles. La teoría de un origen relacionado con la necesidad de asentar su predominio sexual es más reciente y discutida.

El nuevo estudio de Shi-Qi Wang y de sus colegas aporta una pieza más a esta teoría: primero fueron las luchas las que provocaron ese crecimiento del cuello, y luego eso acabó beneficiando su forma de comer.

“Es un ejemplo perfecto de ‘exaptación’, es decir un órgano que concede una ventaja que luego pasar a ser útil para otro objetivo”, explicó Grégoire Metais, un paleontólogo del Museo de Historia Natural de París. Los antepasados de las actuales jirafas se lanzaron a una “carrera” evolutiva para lograr un cuello largo y reforzado, explica este experto.

“Esto demuestra una vez más que la competición sexual es uno de los motores de la evolución, que conduce a innovaciones morfológicas que pueden ser utilizadas para otros fines”, dijo el paleontólogo francés.

Notas similares

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ultimas noticias

Publicidadspot_img

Instagram