Pan rallado por pepas: el tuit viral que disparó anécdotas disparatadas

Gonzalo tiene 17 años y compartió en Twitter un episodio confuso que despertó las risas de sus compañeros. “Terminamos todos tentados”, dijo el joven,

Gonzalo Jordán no imaginó jamás que el infortunio que lo acompañó durante una mañana de clases se convertiría, de manera inesperada, en un suceso tan cómico como viral.

Lo suyo ocurrió este martes en una escuela secundaria de Vicente López. El joven de 17 años detectó, durante el primer recreo de la jornada, al buscar las galletitas que había cometido un error: “Pensé que era un paquete de pepas abierto y me traje el pan rallado a clases”.

Su confusión fue compartida en un tuit que, por estas horas, acumula más de cuatro mil retuits y supera los 146 mil likes.

“Me levanté a eso de las 6.45 para ir al colegio. Me vestí, preparé la mochila y bajé a buscar la comida para el recreo. En mi casa guardan las galletitas en la misma alacena que la comida. Cuestión, pensé que había un paquete de pepas abierto y lo agarré”, Gonzalo.

El tuit viral en el que Gonzalo relató la impensada equivocación (Captura Twitter @_ggonzajordan).
El tuit viral en el que Gonzalo relató la impensada equivocación (Captura Twitter @_ggonzajordan).

“Llego al colegio y en la segunda hora le comenté a mi mejor amigo que había traído pepas porque son sus galletitas favoritas”, continuó.

Cuando sonó el timbre para salir al patio, Gonzalo buscó en su mochila el paquete de color marrón que llevaba una banda elástica asegurando el cierre: “Cuando lo abrí fue una sorpresa: vi que era el pan rallado. Con mi amigo llorábamos de risa y no entendíamos nada”.

El hecho se dispersó en el aula y fueron sus compañeros quienes se sumaron a las risas de ambos: “Terminamos todos tentados. Incluso me sacaron fotos con el paquete de pan rallado. A los pocos minutos de eso subí el tuit”.

Las anécdotas disparatadas que despertó la historia del pan rallado

La historia de Gonzalo fue comentada por cientos de personas que, entre risas y burlas, también se animaron a narrar algunas experiencias similares a la del joven.

Un usuario respondió: “Yo confundí un paquete de azúcar con uno de sal e hice rosquitas tres veces seguidas. No entendía por qué mierda me salían saladas”.

Un usuario compartió sus rosquitas con sal: fueron tres las veces que pensó que tenían azúcar (Foto: Twitter @cuchitril11).
Un usuario compartió sus rosquitas con sal: fueron tres las veces que pensó que tenían azúcar (Foto: Twitter @cuchitril11).

“Un día me llevé al trabajo un tupper con pechugas de pollo crudas. Las había bajado del freezer a la mañana para cocinar a la noche. Me confundí de tupper a la mañana. Obvio, gran desilusión en el trabajo cuando esperaba ver pizza y vi pollo”, contestó una persona.

“Me pasó que tenía que preparar polenta y lo confundí con un paquete de pan rallado, imagínate el resultado. Yo revolvía y revolvía, nunca se esperaba, hasta que me di cuenta…”, escribió otro hombre.

Una mujer también compartió una anécdota similar (Foto: Twitter @pp8807).
Una mujer también compartió una anécdota similar (Foto: Twitter @pp8807).

Entre los comentarios, muchos se rieron de la equivocación de Gonzalo y agradecieron el resto de las anécdotas. Otros se solidaron con el joven, a quien le manifestaron que el paquete es muy parecido al de una marca de pepas y que -probablemente- a ellos les hubiese sucedido exactamente lo mismo.

Notas similares

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ultimas noticias

Publicidadspot_img

Instagram