Últimos testigos de la Fiscalía en el juicio por el crimen de Diego Escobar

Avanza el debate oral contra los tres acusados del crimen de un joven en barrio Ampliación Miguel Lillo II

Luis Alberto «Vikingo» Barboza; su hijo, Antonio «Tony» Barboza (19); y su sobrino, Roque Leonel Álvarez (19), están acusados de prenderle fuego a Diego Jesús Escobar (24).
Este martes 21 de junio, el debate oral proseguirá con los últimos testimonios de la Fiscalía. Luego, será el turno de los testigos que fueron propuestos por las defensas.
El jueves, expusieron médicos forenses, peritos y personal de Bomberos, quienes detallaron sus conclusiones respecto a los informes que confeccionaron en su momento.
En tanto, el miércoles, declaró un testigo de identidad reservada, quien relató lo que recordaba del hecho, describiendo el rol que tuvieron los acusados.
Además, los policías que llegaron a la escena del hecho, hicieron referencia a los testimonios recolectados. Explicaron que vecinos sindicaron a los acusados como autores del mortal ataque, pero manifestaron su reticencia para aportar esa información por temor a represalias.
En tanto, un experto de Criminalística del ECIF precisó detalles del abordaje en la escena del crimen, informando sobre la intervención de los investigadores del Ministerio Fiscal.
El caso fue investigado por la Unidad Fiscal de Homicidios II, que conduce el fiscal Carlos Sale. En el debate intervienen el auxiliar de fiscal Juan Pablo Godoy junto al prosecretario Alejandro López Isla y al equipo de la Fiscalía, en representación del MPF.
Los Barboza y Álvarez están acusados del delito de homicidio agravado por haberse creado un peligro común y por la intervención de dos o más personas.
Los jueces del tribunal dispusieron un receso hasta hoy, martes, cuando prosiga la recepción de más prueba testimonial.

La teoría del MPF

La Fiscalía sostiene que el homicidio ocurrió el 13 de abril de 2021, entre las 21:30 y 22:30 horas, aproximadamente, en intersección de calle William Bliss y Canal Sur, en un asentamiento conocido como Ampliación Miguel Lillo, en circunstancias en que Diego Jesús Escobar se encontraba en el interior de su casa prefabricada de madera, cuando Luis Alberto Barboza, alias “Vikingo”, Antonio Barboza, alias “Tony”, y Roque Leonel Álvarez, quienes mantenían una rivalidad de vieja data con la familia Escobar fue que, previo a un acuerdo de voluntades y división de tareas, se dirigieron al domicilio mencionado.
Antonio Barboza portaba un arma de fuego tipo revólver calibre 22, mientras que Roque Leonel Álvarez portaba un arma de fuego tipo pistola cromada. Al llegar al lugar en tono amenazante, Luis Alberto Barboza ordenó a su hijo que busque un bidón de nafta, pocos minutos después regresó “Tony”, ingresaron a la precaria casilla de madera y comenzaron a verter nafta en el interior de la misma, para luego prender un papel y generar el incendio con claras intenciones de provocar la muerte a Escobar, consumiéndose en cuestión de minutos la casilla de madera, asegurándose así ocultar todo rastro posible y lograr su impunidad, dándose a la fuga inmediatamente de cometido el hecho. Como consecuencia, se produjo el fallecimiento de la víctima, quedando su cadáver en estado de completa carbonización.

Notas similares

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ultimas noticias

Publicidadspot_img

Instagram